TRES HERRAMIENTAS PARA CONSTRUIR OASIS

OASIS gira en torno a tres ejes claves: la metodología de los referentes positivos, el empoderamiento y el cuidado y la generación de vínculos entre adolescentes con diversidades sexuales y de género.

Referentes positivos

Partimos de la base de que para combatir el auto-odio o la estigmatización que viven muchos y muchas adolescentes LGTB es importante nutrir su imaginario de historias y relatos positivos que otras personas han vivido. En este sentido es fundamental que conozcan a otras personas que puedan hacerles pensar más allá de los estereotipos sociales que rodean el hecho gay, lésbico, bisexual y trans. Por ello, se considera muy importante que el equipo del proyecto sean personas LGTB al tiempo que se invitará a otras personas con trayectorias diversas a  compartir su experiencia con el grupo de adolescentes durante el encuentro.

Empoderamiento y cuidado

Es un elemento clave en tanto que todos los y las adolescentes LGTB directa o indirectamente son víctimas de la violencia por razón de sexo, género o sexualidad. La lesbo-trans-homofobia está presente en buena parte de los ámbitos de nuestra sociedad y los adolescentes conocen estos discursos que desgraciadamente han impactado a menudo en sus personas. Por eso es importante crear espacios de cuidado y reafirmación donde poder abordar estas violencias, trabajarlas colectivamente y entender que no son hechos individuales sino que forman parte de una violencia estructural.

Generar vínculos entre iguales

(Re) conocerse es del todo fundamental en el proceso de crecimiento que es la adolescencia. El trabajo en torno a la construcción de vínculos positivos posibilita romper el aislamiento que algunas adolescentes viven en su día a día. Partiremos de la vivencia común como personas no normativas en términos de identidad de género y sexualidad, para ir nutriéndonos de la diversidad que cada individuo aporta al grupo.